Libre circulación de embargos

Orden europea de retención

En nuestro camino hacia la unión europea, hemos transitado por la libre circulación de capitales, la libertad de movimiento de trabajadores o la de establecimiento y prestación de servicios. Desde el pasado mes de enero podemos decir que gozamos también del principio de libre circulación y establecimiento de embargos o, más exactamente, retenciones sobre cuentas bancarias derivadas de resoluciones judiciales con fuerza ejecutiva.

Esto es así gracias al Reglamento (UE) número 655/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de fecha 15 de mayo de 2014, por el que se establece el procedimiento relativo a la orden europea de retención de cuentas a fin de simplificar el cobro transfronterizo de deudas en materia civil y mercantil, que es totalmente aplicable desde el 18 de enero de este año.

Como su título indica, la orden europea de retención sólo afecta a resoluciones civiles o mercantiles, pero el avance es considerable. Hasta hora la peregrinación necesaria para ejecutar una sentencia de condena dineraria acababa siendo infructuosa si el deudor tenía depositado su dinero en un banco fuera del país donde se dictó la sentencia. Sin embargo, el Reglamento 655/2014 faculta a un acreedor para solicitar de un órgano jurisdiccional de un estado miembro de la UE la retención de fondos depositados en cualquier banco de otro país de la UE, incluso como medida cautelar previa a la presentación de la demanda, una vez cumplidos ciertos requisitos. Y para asegurar el resultado efectivo de la retención, ésta no se notificará al deudor hasta que no se haya decretado para evitar prácticas como el vaciamiento de cuentas que puedan impedir hacer efectivo el derecho.

Además, si no conoce las cuentas del deudor pero tiene indicios de su existencia en el país en cuestión, el acreedor podrá pedir al órgano jurisdiccional al que haya presentado la solicitud de orden de retención que requiera a la autoridad de información del Estado miembro de ejecución donde se pueden encontrar los fondos bancarios que obtenga la información necesaria que permita identificar al banco o bancos y la cuenta o cuentas del deudor.

Evidentemente, el deudor tendrá derecho a impugnar la orden de retención mediante los oportunos recursos y también podrá ofrecer alguna garantia sustitutiva de la retención efectuada, la cual se mantendrá durante el tiempo necesario para que el acreedor pueda ejecutar la resolución principal que corresponda.

Todavía no conocemos casos de aplicación de esta novedad, pero confieso que tengo ganas de ponerla en práctica.


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s