LAS REGLAS DE JUEGO

En una conferencia reciente sobre la actual crisis el secretario de PIMEC afirmó que “no se pueden cambiar las reglas del juego a medio partido”, refiriéndose al hecho de que tradicionalmente las empresas catalanas se han visto obligadas a recurrir al crédito mediante el descuento bancario, sobre todo para financiar los aplazamientos que a su vez soportan de sus clientes. Sin embargo, y al socaire de la actual crisis económica, las entidades financieras han decidido reducir drásticamente el crédito a las empresas.

Así se ahoga sin remisión a los empresarios pequeños y medianos que han seguido la costumbre tan nuestra de “pactar” plazos de pago excesivos en las transacciones entre empresas. Pensamos que una vez la fábrica ha entregado el producto aún debe esperar de media unos 90 días para recibir el precio -si es que se lo llegan a pagar- y eso no se puede soportar si no se cuenta con financiación externa. Éstas han sido hasta ahora nuestras reglas y si “a medio partido” no te renuevan la póliza, la rueda financiera se detiene y el problema te puede llevar a la paralización de la actividad.

¿De qué instrumentos dispone esta PYME para modificar las condiciones comerciales y reducir sus necesidades financieras? En nuestro país, casi de ninguno. En cuanto a legislación, el único intento en los últimos años ha sido la Ley 3/2004 que establece “medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales”, norma que generó muchas esperanzas y pocos resultados. En el artículo 4 se establece un plazo máximo de pago de 30 días (quien pudiera, ¿verdad?) obligatorio entre las partes, pero añade “a falta de pacto entre las partes”. Y eso es lo que pasa siempre, dado que la administración y las grandes empresas imponen sus condiciones sin ninguna limitación. Así pues, la regla deviene inaplicable y todo sigue dependiendo del equilibrio de fuerzas de las partes y la posición de dependencia en el negocio.

Hay que reflexionar si debemos seguir dejando a la “libre” voluntad sin límites el establecimiento de las condiciones comerciales entre empresas, dado que no siempre funciona el principio de igualdad. La administración es la primera que debería dar ejemplo, pagando siempre antes de 30 días a sus proveedores, y también podría exigir a sus proveedores (muchas veces son también grandes empresas) que respetaran iguales plazos en sus respectivas obligaciones, por ejemplo contemplando dicha obligación en los pliegos de concursos píublicos. No en balde nadie está en mejor situación que la administración para exigir de manera “pedagógica” el respeto de plazos de cumplimiento más lógicos, ayudando con ello a las pequeñas empresas a reestablecer el equilibtio negocial.

Finalmente, las entidades financieras deben atreverse a inventar fórmulas para mantener el crédito a la PYME. En caso contrario, hay que pensar si las empresas pequeñas y medianas no podrían negociar estratégicamente condiciones comerciales más ventajosas, más allá de adherirse simplemente los contratos propuestos por la gran empresa o la administración. Supongo que muchos pensarán que es un brindis al sol y en verdad no pretendo decir que sea fácil, pero creo sinceramente que deberíamos cambiar nuestra perspectiva del problema. La concesión de créditos sigue siendo parte consustancial de la actividad de las entidades financieras, y conociendo sus necesidades no es inverosímil plantear la negociación con bancos y cajas a partir de estrategias elaboradas por profesionales con experiencia y conocimientos técnicos, que conozcan la normativa y el funcionamiento de este tipo de entidades, así como los órganos reguladores de la competencia y supervisores de la actividad financiera.

En este sentido, cada vez más profesionales están en disposición de ofrecer sus servicios no sólo como asesores legales o financieros, sino también negociando en nombre de sus clientes las diversas vías de financiación.


2 thoughts on “LAS REGLAS DE JUEGO

  1. La empresa en la que trabajo tiene una división de financiación que ha posibilitado que muchos clientes puedan adquirir productos o cotratar servicios que les son necesarios. Tal vez este tipo de actividad, sea una alternativa a la banca tradicional. La empresa que vende tiene doble estímulo para conceder el crédito, pues gana tanto con la venta como con el préstamo. Lo que ignoro son las limitaciones legales a esta actividad ejercida por una entidad en principio no financiera.

    Respecto al cumplimiento de plazos,nuestros contratos están plagados de cláusulas de penalización por no cumplirlos. De lo que ya no estoy tan seguro es de que los escrúpulos que tenemos con nuestros clientes, se mantengan con el mismo rigor con nuestros proveedores.

    M'agrada

  2. Lo que resulta interesante de la postura es que hay diferentes ópticas o perspectivas. ¿Existen soluciones de financiación alternativas al sistema bancario? ¿Hasta qué punto es seguro que voy a perder el cliente si le planteo una operación no aplazada? ¿Estoy en disposición de plantear soluciones imaginativas al conflicto de intereses entre cliente y proveedor?

    En cuanto al modelo de contrato en el que se plasman las obligaciones, he observado (sobre todo en empresas grandes) una tendencia a la “hipertrofia del clausulado”, en la que se pone en evidencia la profunda desconfianza entre las partes y la obsesión por preveer todas las contingencias negativas, olvidando el valor del acuerdo en sí mismo. Debemos tener en cuenta que nuestra legislación es suficiente para solucionar la mayoría de conflictos, y se completa con la aplicación de principios generales como el de equilibrio entre las partes, equivalencia de prestaciones, el de conservación del contrato, etc. Redactar un contrato es muy importante, pero un contrato “blindado” no sirve de nada si nos olvidamos del contenido del acuerdo que se quiere disciplinar. Dicho de otra manera, cuando me planteo un contrato, lo primero que tengo que pensar es qué necesidades hay que cubrir, objetivos a conseguir, beneficios para las partes.

    M'agrada

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s